Flor Ordoñez y Ana Comes relatan la historia de vida de tres de las víctimas del juicio Diedrichs Herrera: Omar Olachea, Horacio González y Luis Ojeda Sierra


Nací en Córdoba el 8 de marzo de 1977. Soy escritora, editora y actriz. Vivo en Río Ceballos.

— Flor Ordoñez Rozza

Nació en Argentina, en 1985. Se formó en la Licenciatura de Cine de la Universidad Nacional de Córdoba y se (de)formó en cineclub La Quimera. Ana hace dibujos, animaciones y da clases de cine de animación. Fundó Potaje Creativo, estudio de animación, donde produce e investiga la imagen en movimiento.  Dirigió los cortometrajes  Gurim,  Amour Fou y Cumbres Temibles. Realizó la Dirección de arte de los largometrajes ficcionales “Los Pasos” de Renzo Blanc y  “Bajo la Corteza” de Martin Heredia.

– Ana Comes


 

 

Omar Alejandro Olachea nació el 14 de octubre de 1949, en Santa Rosa, provincia de La Pampa. Era el segundo de tres hermanos. Su madre María Campos crió sola a los tres niños. Omar era simpatizante del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT). Su hermana Yolanda recuerda que tenía un carácter muy especial, fuerte y que era muy compañero. El “Vasco”, como le decían sus amigos y compañeros, fue secuestrado la noche del 19 de mayo de 1976 en el departamento de una amiga, junto a su novia Estela, quien fue posteriormente liberada. En su testimonio en el Juicio Diedrichs – Herrera, ella relata que ese día, Omar, que estaba buscando empleo y lugar donde vivir, había tenido una entrevista de trabajo vinculado a la fotografía. Durante su cautiverio, Estela también recuerda que en un momento Omar se da cuenta que están solos en una habitación y le dice su nombre completo, porque cuando se conocieron, en el verano del 76, habían acordado por seguridad no decirse los apellidos. Permaneció cautivo en el Centro Clandestino de Detención Tortura y Exterminio “La Perla”. Omar tenía 27 años. Aún continúa desaparecido.

Conocé más de su historia en el Memorial Virtual Presentes

 

 

Horacio Mario González Gaunda nació el 26 de abril de 1949 en Azul, provincia de Buenos Aires, donde vivía con sus padres y su hermana. Mario, su padre, era suboficial mayor del Ejército y estaba destinado a prestar servicio en esa localidad. Cuando Horacio estaba por comenzar su escolarización, la familia decide volver a Córdoba. Comenzó sus estudios secundarios en el Liceo Militar y luego de dos años se cambió al Colegio Deán Funes, donde los finalizó. Trabajaba como gráfico linotipista en la empresa familiar “Linotipia Mario Alberto González”, que su padre había fundado una vez retirado del Ejército a mediados de los años sesenta. Horacio jugaba al rugby en el Jockey Club. Le gustaba la política, leer, bailar rock, viajar al campo y juntarse con amigos. “Chancho” como le decían sus compañeros de militancia, fue secuestrado la madrugada del 27 de abril de 1976, de su casa en barrio Nueva Córdoba, la noche anterior había sido su cumpleaños, en presencia de su familia. A pesar de la búsqueda de su familia, todavía no se pudo establecer en qué centro clandestino de detención estuvo cautivo. Tenía 27 años. Aún continúa desaparecido.

Conocé más de su historia en el Memorial Virtual Presentes
Luis Rodolfo Ojeda Sierra nació el 1 de junio de 1946 en Concepción, provincia de Tucumán, era el cuarto de siete hermanos, de una familia con activa participación política. Estudió en la Escuela Industrial en Concepción, hoy Enet N°1, donde se recibió de técnico mecánico. A fines de los ‘60, cuando se recibió, junto con un amigo con quien hizo los estudios primarios y secundarios, se fue a Córdoba a estudiar y a buscar trabajo. Comenzó a trabajar en la fábrica de cemento Corcemar, de barrio Jardín. Se casó con su novia de la adolescencia y tuvieron una hija. Luego se separó y formó una nueva pareja con quien tuvo otra niña, Marina. Juntos militaban en el Partido Revolucionario de los Trabajadores – Ejército Revolucionario del Pueblo (PRT-ERP). Luis fue secuestrado la madrugada del 7 de abril de 1976 de su casa en barrio San Martín de la ciudad de Córdoba junto a Edelweiss, su pareja. En el momento del secuestro en la casa estaba su suegra que había venido de visita y su pequeña hija de tres meses. Un día después, Edelweiss fue liberada. Luis permaneció cautivo en el Centro Clandestino de Detención, Tortura y Exterminio “La Perla”. Tenía 29 años. Aún continúa desaparecido.

Conocé más de su historia en el Memorial Virtual Presentes

 

Comparte!

Última modificación: febrero 12, 2021